Nuestra nueva planta de producción
21-02-2018

Luego de un año en construcción y una una millonaria inversion, inaguramos nuestra nueva planta de produccion.

La planta con mas de 500 metros cuadrados tendrá una capacidad para fabricar cada mes, 600.000 mallas quirurgicas y 180.000 metros de estoquineta. En la misma se estan desarrollando las nuevas protesis vasculares.

Nuestras instalaciones tienen sus puertas abiertas al público y en esta experiencia interactiva podrá conocer los procesos de producción médico-textiles más avanzados del mundo.

Contacte un representante comercial para recibir una invitación.


Presentamos nuestra nueva estoquineta quirúrgica
22-02-2018

Presentamos nuestra nueva estoquineta quirúrgica.

Producto diseñado para ser utilizado como campo quirúrgico. Fabricado en algodón, material que garantiza una alta absorción durante el procedimiento.

Su estructura tubular es a la vez, elástica y de alta compresión.

Disponible desde 2” hasta 6” de diámetro y desde 1 metro hasta 1.50 metros de largo.


Nueva malla anatómica plana en dos dimensiones
22-02-2018

El concepto de la nueva malla quirurgica anatómica plana en dos dimensiones, macroporosa y de mediana densidad, es el resultado del ingenio, dedicación y esfuerzo de dos grupos de trabajo Colombianos: Winer y el recién creado grupo de pared abdominal de la Clinica del Country, liderado por el doctor Mauricio Basto, reconocido a nivel nacional en la técnica TAPP, y los doctores Alejandro Moscoso, Charles Bermudez, Felipe Gomez y Jorge Ruiz.

Esta malla quirurgica de costo razonable, es de fácil maniobrabilidad en el espacio preperitoneal y facilita la corrección quirúrgica de la hernia inguinal laparoscopica mediante cualquiera de sus técnicas y se adapta a cualquier tipo de fijación.


CONFERENCIA DEL DR. JORGE DAEZ
19-04-2017

Con ocasión del lanzamiento de la nueva malla quirúrgica Winer Blue el pasado 19 de Abril el Dr. Jorge Daez dicto una conferencia sobre LAS PERSPECTIVAS DE LA HERNIA INGUINAL


NUEVAS MALLAS QUIRÚRGICAS WINER BLUE
05-03-2017

Es un gusto para nosotros poner a disposición de todos los cirujanos nuestra nueva malla quirúrgica Blue.

Este nuevo dispositivo tiene grandes poros y mínima superficie reactiva que que facilitan la migración de fibroblastos a través del tejido conectivo, disminuyendo complicaciones postquirúrgicas.

Tiene guías azules que le permiten al cirujano determinar la orientación del dispositivo dentro de la cavidad.

Es indicada para todo tipo de defectos en la pared abdominal y su implantación se puede realizar por cualquier técnica de cirugía abierta o laparoscopica.

Esta nuevas mallas quirúrgica que se pueden colocar en cualquier dirección debido a su isotropía. Información adicional


DONACIÓN A HERNIA HELP
01-03-2017

HERNIA HELP (Repair For The Underserved) es una agrupación de cirujanos en cabeza del Dr. Charles J. Filipi que proporcionar cirugía de hernia gratis a personas pobres y marginadas en el hemisferio occidental.

WINERMED hizo parte de esta misiva y obsequio 300 mallas quirúrgicas para ser implantadas a los desposeídos en Haiti, Republica Dominicana y Paraguay.


NUEVAS MALLAS QUIRÚRGICAS DE 50 CM X 50 CM
17-02-2017

Ponemos a disposición del cuerpo medico nuestras mallas quirúrgicas en tamaños hasta de 50 cm. x 50 cm., que permiten el tratamiento de grandes defectos en la pared abdominal.

Estos nuevos dispositivos evitan que el cirujano tenga que suturar fragmentos de mallas, los cuales tienen un comportamiento irregular e impredecible.


HISTORIA DE LAS MALLAS QUIRÚRGICAS EN COLOMBIA

El Dr. Alberto Bernal, cuenta la historia de las mallas quirúrgicas fabricadas en Colombia. Leer más


HERNIORRAFIA INGUINAL

VIA PREPERITONEAL CON PROTESIS

(Técnica de Nyhus – Stoppa) 2015

INTRODUCCION E HISTORIA

Desde tiempos antiguos se han utilizado los abordajes transabdominal (posterior) e inguinal (anterior), solos o en combinación, en el manejo de las hernias inguinofemorales.

En 1920 Cheatle realiza la primera herniorrafia preperitoneal transbdominal a través de una incisión de Pfanestial, técnica que practica por más de 30 años pero que no publica. La técnica pasa casi desapercibida hasta que Henry (Francia), en 1936 la retoma para tratar las hernias crurales y algunas oblicuas externas a través de una incisión supra inguinal pequeña. Desde entonces se emplea y denomina con cierta frecuencia, como técnica de Cheatle – Henry, pero durante el transcurso de la II Guerra Mundial de olvida de nuevo su empleo.

Musgrove y McCready (1949) en EUA Y McEvedy (1950) desde Inglaterra, logran un nuevo rescate de la técnica, hasta el punto de que otras especialidades la emplean con mucha frecuencia, con mucho éxito y con muchas publicaciones.

Aunque el tratamiento de las hernias inguinocrurales por la vía preperitoneal, o abordaje posterior de la ingle, se le conoce normalmente como técnica de Nyhus, históricamente no es así. Nyhus estudia, perfecciona y populariza la técnica que ya Annandale (pionero de la misma) inicia en 1873, ligando el saco herniario por esta vía y, posteriormente Bates en 1913, la aprovecha para suturar la fascia transversalis.

Nyhus, un convencido de ella desde varios años antes, manifestaba su sorpresa por la repetida resistencia a la aceptación de esta via, por parte del cirujano general, motivo por el que inicia en 1955 junto a Condon su discípulo, una amplia investigación que publica en 1959, logrando desde entonces, a través de sus numerosas aportaciones, el “rescate” y la popularidad definitiva de la técnica.

La utilidad y eficacia de la “vía de Nyhus” se consolida a partir de los 70, cuando introduce, de forma “selectiva”, la malla de polipropileno, siguiendo las ideas de Francis Usher (1958), pionero y divulgador de la hernioplastia por vía anterior con malla y sin tensión (“without tensión”-Surgery, 1959), en las revistas más importantes de cirugía y del que se intento eclipsar su idea, su técnica y su trascendencia histórica.

Pese todo a ello, la vía de Nyhus (o vía preperitoneal corta) respecto a la “extensa” (en incisión, diseccion y/o malla) de Stoppa – giant prosthetic reinforcement of the visceral sac (GPRVS) (1965) Francia, siguió lejos de ser mayoritariamente aceptada, sin duda por el desconocimiento técnico y docente sobre la misma (realización por cirujanos sin experiencia en ella o por otros que no han tenido a su lado un cirujano experto para el aprendizaje).

En Colombia, especialmente en Bogotá, el Profesor Assad Matuk (QEPD) 1974 del Hospital San Ignacio, promulga y practica la vía preperitoneal para corregir las hernias inguinales. Eran comunes las discusiones de indicación si era solo para las directas o femorales. Se discutían los términos semánticos pre o pro y retro peritoneal; en aquel entonces se hablaba entre los instructores, discípulos de Matuk, Cespedes, Andrade E., Henao F., Tawil M., y residentes como la Tecnica de Mc Vay vía Preperitoneal, que al igual que a Nyhus, tuvo tremenda resistencia en las escuelas de cirugía, incluso en el mismo hospital San Ignacio aduciendo estadísticas desconocidas que mostraban una recidiva muy alta y temprana.

Rápidamente los que nos entrenamos con dicha técnica, y con la aparición de la malla de polipropileno de refuerzo, a la que coloquialmente le llamábamos técnica de la “represa”, cuyo parche o refuerzo se colocaba por dentro y no por fuera como en las técnicas de la vía anterior la adoptamos como la técnica universal para la herniorrafia inguinal. La prótesis queda ubicada en el espacio preperitoneal, cubriendo los orificios herniarios de la pared inguinal posterior, y a su vez beneficiándose del efecto presivo del saco visceral sobre ella, según el principio hidrostático de Pascal.

La “Técnica de Nyhus”, epónimo, acuñado por su maestro Harkins en 1963 es, sin duda, el justo resultado de su clarividencia, estima y veneración por el abordaje preperitoneal, técnica a la que durante más de medio siglo dedico, perfecciono, popularizo y convirtió en un modelo paradigmático para el acceso y reparación de todas las hernias inguinales.

TECNICA

Incisión:

Realizo una incisión supra inguinal transversa de 6 cms. que inicia justo dos dedos arriba de la espina del pubis, se extiende lateralmente y compromete la piel, el TCS, secciona transversalmente la aponeurosis del musculo recto, la musculatura ancha con sus respectivas aponeurosis, incluida la facsia transversalis. Se accede y diseca en forma roma los espacios prevesical de Retzius, preperitoneal de Bogros y al área de Fruchaud lateral a los vasos iliofemorales.

Tratamiento del (o los) sacos (s) herniario (s) (HERNIOTOMIA):

Reducción a la cavidad abdominal. Nunca lo reseco.

Reconstrucción del orificio herniario (HERNIORRAFIA):

Al igual que Nyhus no he sido partidario del solo empleo protésico sistemático sin reparación anatómica por el temor a la infección, al rechazo y a la recidiva.

En las hernias INDIRECTAS Y DIRECTAS la reconstrucción la realizo con dos puntos del arco del transverso al ligamento de Cooper, cerca a la espina del pubis y proximal al paquete neuro-vascular. Anudo y dejo reparados los cabos del material de la sutura, generalmente Poliéster trenzado (Ethibon) o Polipropileno (Prolene 0). En las hernias FEMORALES dos puntos del mismo material entre la cinta iliopubica y el ligamento de Cooper siguiendo los mismos reparos anteriores. Dichos puntos deben ser al ligamento y no al periostio. Si es a este último, produce dolor permanente. Si se maneja bien el ligamento, no hay dolor; es lo que he visto en mi experiencia.

Prótesis (HERNIOPLASTIA):

Utilizo una malla de polipropileno * de 15 x 10 a 15 cm con sección y sutura para los elementos del cordón. El corte se realiza en la unión del 60% medial y el 40% lateral y compromete el 60% anterior de la malla. Cierro la brecha justa para los elementos del cordón con Polipropileno o Poliéster trenzado en sutura continua. La malla la anclo con los cabos de la sutura de la reconstrucción realizada al ligamento de Cooper. Luego despliego esmeradamente la malla cubriendo la pelvis y todos los orificios herniarios presentes y potenciales, incluyendo la sutura de los bordes de la incisión inicial musculo-aponeurotica a la prótesis, pero no entre ellos, lo que supone elimina totalmente la tensión, reduce la tasa de recidivas a menos del 1%, disminuye de forma notable el olor posoperatorio precoz y mantiene la ausencia del dolor crónico.

En todos mis pacientes con diagnostico de HERNIA INGUINO-CRURAL practico la vía preperitoneal abierta con malla. Quien la realiza en excepciones, lo hace de forma discontinua, manejando solo algunos tipos de hernias, generalmente complejas, recidivantes o multi-recidivantes, lo que conlleva una falta de maduración de su técnica, nada aconsejable.

El abordaje videoscópico todavía no está en todos los centros, pero los que lo practican, la generación Nintendo – V-Lap, lo hacen con mas continuidad que las opciones pre-peritoneales abiertas. Manejar la vía preperitoneal abierta facilita notablemente el aprendizaje de las vías videoscópicas, especialmente el abordaje totalmente extra-peritoneal.

Le he llamado a la técnica que utilizo, “TECNICA PREPERITONEAL DE NYHUS-STOPPA” puesto que es una combinación de ambas y en especial del tamaño de la prótesis. Una extensa disección unilateral del espacio preperitoneal, que le permita colocar y cubrir con una malla grande (15 x 10 a 15 cm) toda el área inguinal unilateral y aprovechar la porción proximal o anterior de la misma para extenderla sobre el saco peritoneal a modo de un Hemi-Stoppa, es una técnica útil para las hernias grandes, recidivantes y multi-recidivantes, aunque a veces parezca excesiva para el común de las hernias.

Tanto es así que las ideas y técnica de Nyhus han sido, junto con las de Stoppa, <> para el estudio, diseño y desarrollo de todas las modificaciones técnicas ulteriores que abordaran el espacio preperitoneal mediante cirugía abierta o por video laparoscópica para reparar, vía posterior, la hernia con el común apoyo de una prótesis, la malla, actualmente en amplio desarrollo y modificación.

*Últimamente tuve la oportunidad de usar una malla nueva muy agradable de la marca Winer, delgada, muy maleable, con entramado amplio, sin memoria que permita suturarse y anclarse en mi técnica, con mucha facilidad. Tengo buen recuerdo de la marca Winer en mallas y prótesis vasculares de dacron cuando trabaje en CAJANAL (QEPD). Realice numerosa cirugía para aneurisma y enfermedad oclusiva de la aorta y los vasos distales utilizando dichas prótesis.

*El conocimiento del abordaje preperitoneal me permitió y facilito incursionar en el abordaje extra-peritoneal para cirugía de aorta e iliacas y la realización de trasplantes renales en las fosas iliacas

ALVARO DELGADO PAREDES, MC, ACC
Cirujano General y Vascular

WINERMED

Nuestra compañía se ha preocupado por entender las particularidades del diseño de las mallas quirúrgicas que involucran aspectos tales como densidad, tamaño de los poros, diámetro de sus filamentos y su espesor. Estos factores nos han permitido determinar sus propiedades biomecánicas y su comportamiento al ser implantadas.

En general las mallas de polipropileno de alta densidad y microporosas como la tradicional WINER han sido utilizadas con éxito desde 1975. Su principal ventaja es su resistencia, por lo que son ideales para reparar grandes hernias.

La malla WINER II es de densidad mediana y poros grandes. Es suficientemente resistente y suave para ser utilizada en la inmensa mayoría de hernias inguinales y ventrales, ya que produce menor reacción ante la presencia de un cuerpo extraño.

Las mallas quirúrgicas WINER FLEX Y WINER LIGHT se caracterizan por disminuir la sensación ante la presencia de un material extraño dentro del cuerpo y las molestias durante los primeros meses de implantación, esto gracias a su baja densidad sin necesidad de hilos absorbentes. Sus grandes poros le permiten una alta flexibilidad y elongación bidireccional, permitiendo que las mallas quirúrgicas se adapte fácilmente a todos los movimientos del paciente.

Todas nuestras mallas quirúrgicas están avaladas por estudios experimentales y clínicos muy recientes, como una alternativa efectiva en caso de correcciones de grandes hernias en presencia de contaminación. En esta última circunstancia las mallas biológicas demostraron ser una alternativa pobre y muy costosa.

Otra de las grandes ventajas que tienen nuestras mallas quirúrgicas es la disponibilidad en diversos tamaños. En la reparación de hernias inguinales por técnicas laparoscópicas es cada vez mayor la tendencia a colocar mallas de dimensiones mayores a la tradicionales. En grandes defectos ventrales se están imponiendo técnicas quirúrgicas que permiten la implantación de mallas de polipropileno como la WINER II en forma extra peritoneal (posterior componente separación-RIVES or TAR). En estos casos, ocasionalmente se necesitan tamaños de 50 cm x 50 cm o mayores. Así se evita la ya común práctica, observada en cirujanos de Norteamérica y otros países, de tener que suturar las mallas para obtener un tamaño deseado.

Estas excelentes características y ventajas de nuestras mallas quirurgicas, permiten además adquirirlas a precio muy inferiores en comparación con nuestros competidores


Compartir en: